Compradores hispanos a punto de convertirse en la fuerza dominante en el mercado de la vivienda

1
Justin Chen/EyeEm/Getty Images
Bankrate Logo

Why you can trust Bankrate

While we adhere to strict , this post may contain references to products from our partners. Here's an explanation for .

Los hispanos, que ya son una fuerza prominente en el mercado de la vivienda de los Estados Unidos, están a punto de convertirse en el grupo dominante de compradores de vivienda de la nación. Un estudio del Urban Institute pronostica que los latinos se convertirán en una fuerza demográfica importante en los próximos años.

El reciente informe de la organización sin fines de lucro predice que para 2040, el 70 por ciento de los nuevos propietarios estadounidenses serán hispanos.

“Esos números son impresionantes”, dice Sara Rodríguez, presidenta de la Asociación Nacional de Profesionales Hispanos de Bienes Raíces y directora de una compañía de títulos de Virginia.

Esa cifra ha captado la atención de prestamistas y corredores de bienes raíces. El inminente aumento de compradores de vivienda latinos dominó las conversaciones durante la conferencia de la Asociación Nacional de profesionales de Bienes Raíces Hispanos celebrada este mes.

“Es imperativo que nos concentremos en la comunidad hispana”, dijo a la conferencia Mark O’Donovan, director ejecutivo de préstamos hipotecarios de Chase.

Un cambio significante

El crecimiento de las poblaciones latinas no es ninguna sorpresa. Los hispanos ya constituyen  el grupo racial más grande en áreas metropolitanas tan importantes como Los Ángeles, Houston y el sur de la Florida.

Debido a que los hispanos tienden a ser más jóvenes en general que los estadounidenses blancos y negros, los latinos están preparados para empezar a formar hogares a un ritmo que supere a otros grupos demográficos. Y muchos aspirarán a poseer casa en lugar de alquilarla.

“Poseer una  vivienda tiene un nivel de importancia diferente para los latinos en los Estados Unidos”, dijo Rick Arvielo, director ejecutivo del prestamista hipotecario New American Funding. “No vienen aquí para ser inquilinos. Vienen aquí buscando  el sueño americano, que incluye la propiedad de una vivienda”.

Las compañías hipotecarias son muy conscientes del crecimiento potencial de los compradores de vivienda hispanos. Pero comunicarse con ese segmento del mercado puede ser complicado.

Por ejemplo, Arvielo apunta a las reglas en torno a la comercialización bilingüe. Dijo que su compañía produce cierto contenido educativo básico en español, pero cuando se trata de las tasas de interés y otros detalles específicos, New American Financing se apega al inglés.

“Nunca verá nada de New American Funding haciendo promoción en español porque las reglas, tal como las interpretamos, dicen que si hace promoción en español, debe realizar toda la transacción, incluso la financiación, en español, y eso no existe”, dice Arvielo. “Hasta cierto punto no estas haciendo lo suficiente para ganártelos porque  hay  ciertas cosas en su idioma que no puedes hacer”.

Barreras a la propiedad

Sólo el 49 por ciento de los latinos estadounidenses eran propietarios de viviendas en el cuarto trimestre de 2020, en comparación con el 75 por ciento de los hogares blancos.

“Todavía hay una brecha tremenda”, dice Sue Yannaccone, presidenta de Realogy Franchise Group, que dirige las marcas Century 21, Coldwell Banker y ERA, entre otras.

Arvielo dice que la división es más el resultado de problemas sistémicos que de discriminación intencional: “No creo que haya nadie allá afuera negándole préstamos a propósito a ningún grupo en particular”.

Mientras que el Urban Institute y la industria de la vivienda proyectan un crecimiento masivo en la compra por parte de los hispanos, las barreras a la propiedad de viviendas se interponen en el camino. Los desafíos se dividen en dos categorías principales.

En primer lugar, los latinos tienen una riqueza e ingresos comparativamente modestos. Los compradores de vivienda hispanos en promedio tienen ingresos más bajos, un valor neto más bajo y menos riqueza familiar, dice el Urban Institute, lo que hace más difícil  pagar una casa o reunir el dinero para un pago inicial.

El Urban Institute sugiere ampliar los programas de asistencia para el pago inicial y promover el mensaje de que los compradores no necesitan un 20 por ciento de anticipo.

En segundo lugar, muchos prestatarios hispanos han creado perfiles crediticios no tradicionales. Los compradores de vivienda hispanos tienden a trabajar por cuenta propia, un tipo de flujo de ingresos que plantea desafíos para los prestatarios de cualquier etnia.

“No es ningún secreto que poder calificar como prestatario autónomo es mucho más complicado que como prestatario en nómina”, dice Kristy Fercho, directora de préstamos hipotecarios de Wells Fargo.

El Urban Institute dice que la industria de la vivienda debe repensar cómo califica a los prestatarios para las hipotecas. Por ejemplo, Fercho señala que los latinos tienen más probabilidades de vivir en hogares multigeneracionales, lo que significa que si el prestatario pierde ingresos, otros en el mismo hogar pueden ayudar a pagar la hipoteca.

Editor’s note: This article is also available in English.

Written by
Jeff Ostrowski
Senior mortgage reporter
Jeff Ostrowski covers mortgages and the housing market. Before joining Bankrate in 2020, he wrote about real estate and the economy for the Palm Beach Post and the South Florida Business Journal.
Urgent! Rates expected to jump on Fed Day
-- Days  :  
-- Hours  :
  -- Minutes  :
  -- Seconds
Close icon
Compare refinance rates